Estadio Sports

Colombia al Mundial y Perú a la repesca

11 oct, La gloria visitó Lima por partida doble de la mano de sus “hombres gol”: Colombia, con James Rodríguez, clasificó a su sexto Mundial al empatar 1-1 ante un Perú, que se metió por la ventana a la repesca, gracias a la picardía de su artillero Paolo Guerrero.

No hubo salsa ni “ras tas tas”. Sólo un grito furioso, casi desesperado de gol y de triunfo. James condujo a Colombia a la gloria a los 59 minutos, cuando encontró el balón en medio de una desesperada y enredada defensa inca, que entristeció a las 40.000 almas en el Estadio Nacional.

Pero, pese a que Perú no ofreció un partido sólido, el ‘Depredador’ Paolo Guerrero aprovechó un tiro libre indirecto a los 75 minutos para engañar a David Ospina y obligarlo a tapar un balón que podía haber dejado pasar y que finalmente terminó empujando dentro de las redes y el árbitro Sandro Ricci terminó cobrando, pese al reclamo inicial de la visita.

Con este resultado, la escuadra cafetera queda cuarta y gana el cuarto cupo sudamericano de la clasificación directa, mientras que Perú tendrá que vérselas con Nueva Zelanda en un repechaje en un mes, y está a un paso de acabar con 36 años de ausencias de una Copa del Mundo.

– Solidez colombiana –
Sólida, planteando marca y desactivando el juego del anfitrión, Colombia supo adivinar lo que le ofrecían los peruanos. Puso sus condiciones y anuló el mediocampo de un Perú al que el partido le quedaba grande y se veía desbordado por la presión de poder volver a un Mundial casi cuatro décadas después.

Aprovechando la desconcentración y tal vez los nervios de los dueños de casa, un desconcertante Duván Zapata ganó un balón aéreo que pivoteó hábilmente para Radamel Falcao. Y, como debe ocurrir con las estrellas del fútbol, que deben y tienen que estar en la hora correcta y en lugar correcto, James llegó sin pedir permiso y la conectó sin piedad.

“Fue un partido duro. Perú ha mejorado mucho en los últimos años. Es justo que estén en el quinto puesto y es justo que estén en Rusia y vayan a un Mundial”, dijo el atacante colombiano del Bayern Múnich.

En un juego trabado durante todo el primer tiempo, Perú se mostró errático, como contenido por una camisa de fuerza. Dueño de su patio, quiso armar juego desde el fondo y avanzar como un rodillo sobre el gramado, para finalizar  la jugada con Paolo Guerrero. Pero Colombia lo tenía todo estudiado: planteó una buena marca que desactivó la estructura peruana, que se complicó en varias ocasiones.

“Por la manera de jugar de los dos equipos, siempre han salido buenos partidos, con resultados ajustados y el nivel de juego muy bueno”, había dicho el DT de Colombia, José Pékerman.

Ambos abrían la cancha al máximo buscando juego. Colombia aprovechaba con cautela y volvía rápidamente a su terreno para protegerse. Perú pasó a jugar con centros largos e imprecisos, sin la aduana del mediocampo.

Perú intentaba sin éxito entrar por la banda derecha, con un André Carrillo que desperdiciaba bolas y un Edison Flores que no se hallaba en el gramado. La dupla flamenguista Miguel Trauco-Paolo Guerrero avisó a los 22 minutos con un cabezazo del “Depredador”.

Colombia, por su parte, avanzó cautelosa y puso las condiciones. La complicidad entre James, Juan Guillermo Cuadrado y Radamel Falcao se hacia evidente. La visita trataba mejor al balón, con menos protagonismo pero con más efectividad.

En Perú nada salía. André Carrillo cambiaba de punta para sorprender pero era en vano. Perdía la pelota de los pies y se complicaba. Incluso se ganó una amarilla al derribar a Duván Zapata, que se le había escapado. El DT de Perú, el argentino Ricardo Gareca, se llevaba las manos a la cabeza. Así se fueron al descanso.

En la segunda mitad vinieron los goles. Tras el 1-0 de James, Perú bebía un amargo café y empezaba a ver cómo se desvanecían sus sueños de Mundial. Pero no se bajaban los brazos. “Vaaaamos, vamos peruaaaanos, que esta noooche, tenemos que ganar”, se escuchaba en la tribuna, sin bajar los brazos.

El juego se complicaba y se tornaba rudo en el mediocampo. Hasta que una falta contra Aldo Corzo, que él mismo fabricó, puso en los pies del “Depredador” Guerrero la oportunidad de oro, que no desperdició. Faltando 15 para el final, el tiro libre indirecto dibujó una curva que Ospina quiso contener y terminó empujándola a las redes. El terremoto llegó al coloso José Díaz.

Pekerman y Gareca pedían calma a sus pupilos. Las matemáticas se confabularon y el resultado favorecía a los dos. Una noche, dos ganadores. Porque para Perú, ya estar sintiendo el frío de Rusia, ya es un triunfo.

Por : Estadio Sports






A8
A16
A6
A2
A5
A1
A10
A17
A11
A13
A3
A15
A9
A12
A7
A4



I Local I Nacional I Internacional I Ediciones AnterioresI Publicidad I Contactenos I
© 2001 Estadio Inc, All rights reserved .Resolución óptima 800x600
Login