Estadio Sports

( Columna: Butaca Alta )
¡Mucho Corazón!

Antes de que comenzara el Mundial de Rusia, una computadora anticipó que Francia llegaría a la final del afamado torneo, pero lo que nunca pudo calcular el algoritmo matemático fue el corazón y el fútbol de la selección de Croacia que contra todo pronóstico llega a su primera final de un campeonato del mundo de la mano de sus figuras: Rakitić, Modrić y Manzûkić. Uno del Barcelona, otro del Real Madrid y el último de la Juventus.

Es verdad que el talento y la juventud está del lado de Francia, pero después de ver cómo jugaron los croatas ante Inglaterra me queda claro que la mentalidad y el hambre está del lado de Croacia.

A estas alturas poco se les puede pedir a los dos equipos que llegan por méritos propios a una final inédita donde ambos han demostrado el por qué de su presencia en el partido siete de la Copa del Mundo; hay por ahí un par de aspectos que vale la pena mencionar. Francia llega con un mejor descanso, con piernas frescas y sin ningún lesionado. Croacia llega con sus últimos tres partidos de 120 minutos, es decir, los balcánicos llegan a 8 partidos jugados en menos de un mes lo cual a más de uno ya le debió pasar factura, pero si algo llevó a Croacia a la final fue una voluntad increíble y una mentalidad que poco a poco fue creciendo. En la semifinal contra Inglaterra un gol a los pocos minutos parecía que sentenciaba el partido a favor del equipo de la Rosa, pero los ingleses cometieron al error de ceder la pelota a los croatas y fue ahí donde se escribió la historia, porque al tener el esférico los balcánicos empezaron a empujar a Inglaterra hasta neutralizarlos al grado de que en el tiempo extra un gol del delantero de la Juventus, Manzûkić, fue el que sentenció el encuentro del que sin duda será llamado el caballo negro del Mundial.

Francia sale favorita, pero no va ser nada fácil neutralizar el entusiasmo de Croacia. Por lo que se ha visto los franceses saldrán con todo para conseguir un gol en el primer tiempo y así controlar el juego con un contragolpe letal en los pies de Mbappé para matar toda la ilusión croata, que independientemente del resultado han cumplido con creces y no hay nada que reprocharles.

Dos datos curiosos. Esta Croacia finalista fue prácticamente la misma que perdió con Mexico hace cuatro años con un marcador de 3-1. ¿A qué viene el comentario? Que a pesar de la victoria histórica  ante Alemania el fútbol mexicano en esta Copa del Mundo retrocedió, porque su fútbol bajó de calidad. Basta con ver el promedio de goles a favor y en contra para ver la pobreza del rendimiento azteca, y que en el famoso cuarto partido, ni las manos metió en contra de Brasil, y casi puedo apostar que si vamos a un análisis más profundo la causa del retroceso tienen nombre y apellido: Juan Carlos Osorio. Se perdió una gran oportunidad para México de crecer como fútbol. Pero en el fútbol, como en la vida, no hay victorias y derrotas para siempre y todo parece indicar que la selección mexicana vivirá un proceso de renovación de cara a Qatar 2022 la mayoría de sus estrellas como Vela, Chicharito y Dos Santos, entre otros, estarán llegado con más de 30 años y probablemente no les alcance para estar presente en otro certamen mundial. Le tocaría al “Chucky” Lozano encabezar una nueva generación. Pero antes vamos a ver quien finalmente será el nuevo inquilino del banquillo mexicano. Todas las apuestas están con Matías Almeyda, pero conociendo cómo se las gastan los directivos aztecas no se sorprendan con una designación fuera de toda lógica. Recuerden que para septiembre en Houston está el compromiso de México vs Uruguay y ya para entonces las cosas deben de estar más claras del lado mexicano

El otro dato es: Cuando el Barcelona vendió al Tottenham a Giovani Dos Santos. En ese mismo año llegó al equipo inglés un croata de nombre Lukas Modrić. El mexicano llegó a Londrés con el estatus de estrella, incluso los analistas ingleses lo comparaban cómo alguien del nivel de Messi. Seis meses después y con varios escandalos de fiestas y alcohol el mexicano era traspasado a otro equipo y desde entonces su estrella se vino para abajo, mientras eso pasaba Modrić se afianzó como titular en la media del Tottenham y después de dos años era vendido al Real Madrid donde ha ganado todo lo que se puede soñar a nivel equipo. No hay que decir nada más, los hechos hablan por si solos.

Rusia 2018 fue un gran mundial con muchos partidos de gran calidad donde los habituales finalistas fallaron y surgieron nuevos nombres, nuevas estrellas. Faltan 4 años para Qatar y se antoja una larga espera, pero una vez más quedó demostrado que bien vale la pena esperar y más cuando para un nuevo mundial se ampliará el número de selecciones. Vamos a ver si está nueva idea resulta ser exitosa.

Por: Roberto Acevedo Acosta






A5
A4
A16
A14
A6
A2
A18
A12
A17
A13
A11
A8
A7
A3
A10
A15
A9



I Local I Nacional I Internacional I Ediciones AnterioresI Publicidad I Contactenos I
© 2001 Estadio Inc, All rights reserved .Resolución óptima 800x600
Login