Estadio Sports

( Columna: Butaca Alta )
Un grande sin reconocimiento

El futbol mexicano es muy raro por no decir injusto. Una de sus peculiaridades son los llamados equipos grandes. Mientras que en el resto de las ligas del mundo los clubes con la mayor cantidad de títulos -nacionales e internacionales- son los considerados grandes y representativos de esa nación, en México no sucede lo mismo.

Real Madrid, Barcelona, Manchester United, Juventus, Bayern Múnich, Boca Juniors, River Plate, nadie discute su grandeza, son los clubes con más títulos de liga y copa en sus países, además que a nivel internacional suman otros campeonatos. Por ello tienen la mayor cantidad de aficionados y protagonizan los clásicos más importantes de sus ligas.

En México, Toluca es el tercer equipo con más títulos de liga (10), tan solo por debajo de las Chivas del Guadalajara y la Águilas de América, pero superando a Pumas y al Cruz Azul, sin embargo esos logros no bastan para ser considerado un grande.

Es más, por la filas de los choriceros han pasado jugadores históricos del futbol mexicano. Basta con mencionar a José Saturnino Cardozo, el “diablo mayor”, cuarto mejor goleador de la historia de la Liga MX con 249 anotaciones. Todas ellas logradas con el Toluca. Este ex delantero paraguayo incluso aparece como el jugador con más goles en finales de liga (9) y máximo anotador en liguillas (41 tanto), pero nada de esta gloria ha sido lo suficientemente importante para atraer más seguidores. Es verdad que Toluca no despierta grandes pasiones más allá del centro de México, pero nadie debería negar su peso e historia al hablar de los “grandes” y todo eso puede cambiar este fin de semana si logra la onceava estrella en su uniforme, pero enfrente tendrá un equipo que fue definido como “puro corazón” y que casualmente irá por su séptimo campeonato.

La final entre Toluca y Santos, la tercera entre estos dos equipos, llega 8 años después de la última. Ambos equipos ya se han visto las caras en el Verano 2000 y Bicentenario 2010, cruces en los que los Diablos Rojos salieron avantes.

En esta ocasión será la primera vez que los técnicos, y ex porteros, Hernán Cristante y Robert Siboldi disputen una serie por el título, logro que ya alcanzó el estratega escarlata como jugador,  también con el cuadro mexiquense en 1999, 2000, 2002, 2005 y 2008.

De hecho, este cruce es una oportunidad para los Guerreros de quitarse la paternidad del Toluca, al cual han encarado en seis ocasiones en Liguillas durante la era de los torneos cortos y siempre han perdido.

Los Diablos Rojos se ven en una final luego de seis años se ausencia, dado que su última vez fue en el Apertura 2012, entonces dirigidos por Enrique Meza y perdiendo ante Tijuana el título.

En tanto, Santos regresa a la antesala de la gloria luego de tres años, pues se coronó en el Clausura 2015; de hecho busca su tercer estrella en los últimos seis años, ya que en el Clausura 2012 también levantó el trofeo de campeón.

Lo que es una realidad es que ambos equipos han hecho los méritos suficientes a nivel de cancha para que nadie objete este campeonato. Ya veremos lo que les depara el destino.

Pasando a otras cosas

En la semana se dieron a conocer las lista preliminares de jugadores que exige la FIFA para los equipos que irán al Mundial de Rusia. En el caso de México lo más importante no fueron los que estaban dentro de la lista sino los ausentes que básicamente son dos: El “gallito” Vázquez y Rodolfo Pizarro que no son del agrado de Juan Carlos Osorio. El primero por su estatura. No llega al 1.70 y el segundo porque para esa posición, según Osorio, México tiene jugadores de sobra. Creo que el entrenador peca de soberbio y sus argumentos no son válidos porque ambos jugadores han demostrado su valía en la cancha y lo más importante que están en el mejor momento de la temporada . Ambos son piezas claves en sus equipos y son considerados por los expertos como piezas que le darían mayor fortaleza a la selección mexicana. En su lugar fueron convocados Giovanni Dos Santos, que no atraviesa su mejor momento y Rafael Márquez que lo llevan porque hace vestidor y tiene liderazgo aunque en términos deportivos ya no aporta casi nada. Tiene casi 40 años y las piernas no le dan para competir con jóvenes que por velocidad lo dejan rezagado. No demerito su espectacular carrera, pero en estos tiempos es un lujo llevarlo y sacrificar jugadores que si le darían a los mexicanos más en en la cancha.

Por: Roberto Acevedo Acosta






A6
A17
A12
A4
A7
A10
A3
A9
A16
A5
A14
A8
A2
A11
A15
A18
A13



I Local I Nacional I Internacional I Ediciones AnterioresI Publicidad I Contactenos I
© 2001 Estadio Inc, All rights reserved .Resolución óptima 800x600
Login