Estadio Sports

( Columna de Opinión )
Los juegos Olímpicos 2020 ¿Deberían de aplazarse o cancelarse?.

A nivel mundial hay manifestaciones públicas de las Federaciones y Comités Olímpicos Nacionales solicitando que se pospongan los Juegos Olímpicos de Tokio ante la indetenible pandemia de coronavirus.

Desde el Comité Olímpico y Paraolímpico de los Estados Unidos hasta el Comité Olímpico de Noruega; y desde, la Federación de Atletismo de USA hasta la Real Federación Española de Fútbol, el criterio es unánime en cuanto al mensaje directo dirigido al Comité Olímpico Internacional en el cual se les solicita el aplazamiento de los próximos Juegos de Tokio 2020.

Esta solicitud no es descabellada si se recuerda que esta celebración deportiva, cuya realización parece inamovible cada cuatro años, se ha visto cancelada antes por eventos traumatizantes para la humanidad.

Y es que en tres ocasiones anteriores, los Juegos han tenido que cancelarse debido a la Primera Guerra Mundial, en el año 1916 y, durante la Segunda, en los años 1940 y 1944, con el agravante de que en esos dos últimos años, también debieron cancelarse los Juegos Olímpicos de Invierno.

En esta ocasión los llamamientos, cada vez más numerosos, coinciden en que debe aplazarse el evento mientras el Comité Olímpico Internacional, COI, permanece inconmovible aferrándose a la idea de mantener los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, a tan solo cuatro meses de la ceremonia de apertura.

Los atletas, entrenadores y dirigentes, así como el público en general, no logran entender la actitud del COI cuando otros grandes eventos internacionales, como la Eurocopa, la Copa América de fútbol o el Mundial de Hockey  de Suiza, han sido ya aplazados.

Si bien es cierto que nadie puede avizorar cuál será la situación dentro de cuatro meses, la emergencia que se vive en la actualidad atenta contra la preparación y entrenamiento de los atletas que deberían desfilar el próximo 24 de julio, fecha fijada para la apertura olímpica.

Ya algunos atletas de primera línea como el decatlonista francés Kevin Mayer o la saltadora de garrocha griega Ekaterini Stefanidi han pedido al COI que aplace los Juegos Olímpicos por el evidente riesgo sanitario existente, sin dejar de mencionar que el COI y las federaciones internacionales se enfrentan también a otro problema sumamente delicado que refleja que el 43 por ciento de los deportistas llamados a participar en el evento no están por ahora clasificados.

Añadiéndose a estas dificultades no hay que dejar de comentar la lucha antidopaje, la cual también se ha visto afectada.

Sin duda alguna, los deportistas ocupan la primera línea de las consideraciones al momento de la toma de la decisión final sobre la pertinencia de aplazar o cancelar los Juegos Olímpicos, toma de decisión sobre la cual pesa las consecuencias financieras y los intereses de los difusores de televisión y los patrocinadores, que han invertido mucho dinero en el COI y en el Comité de Organización.

Así, reina la incertidumbre en el fascinante mundo deportivo, a la espera de la última palabra la cual corresponde manifestar al COI junto al gobierno japonés, el Comité de Organización local y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Por: Antonio D. Figueroa






A2
A4
A16
A7
A17
A12
A6
A5
A9
A8
A11
A13
A10
A14
A3
A1



I Local I Nacional I Internacional I Ediciones AnterioresI Publicidad I Contactenos I
© 2001 Estadio Inc, All rights reserved .Resolución óptima 800x600
Login