Estadio Sports

( Opinión )
Curiosidades Deportivas

EL “INCOMBUSTIBLE” FREDDIE FREEMAN. En términos generales se dice que una persona es “incombustible” porque no se ve afectada en una actividad, en especial en el trabajo, por el paso del tiempo o por problemas y dificultades. Y es que en un año afectado desde la pretemporada hasta la Serie Mundial por la pandemia del coronavirus, quizás fue alegórico que uno de los premios más importante del año en la MLB fuera para un pelotero que contrajo el virus. En efecto, tres semanas antes de que se inaugurara la temporada del 2020 a finales del pasado mes de julio, el primera base de los Bravos de Atlanta, Frederick Charles "Freddie" Freeman, sufrió síntomas graves, incluidos dolores corporales, dolores de cabeza, escalofríos y fiebre que llegó a registrar en el termómetro unos alarmantes 40 grados centígrados equivalentes a 104,5 grados Fahrenheit pero, afortunadamente, no perdió el sentido del gusto ni del olfato. Si bien tuvo un comienzo algo lento, al recuperar la fuerza en sus piernas retomó de una forma asombrosa su ofensiva para el final marcar un promedio al bate de .341, con 13 jonrones, 53 impulsadas encabezando de paso las estadísticas de las grandes ligas en los renglones de dobles, con 23 y el de anotadas, con 51, en tan sólo 60 juegos. Además, tuvo un slugging de .640 y un OPS de 1.102, siendo ambas estadísticas, las mejores a lo largo de sus 11 años de carrera en las Grandes Ligas. Mientras que en los Playoffs, se fue con .279/.415/.488/.403; y aunque los números en Postemporada no son determinantes en la votación, demuestran el gran desempeño que tuvo en el año. El pelotero, de apenas 31 años, es un poderoso bateador  zurdo que se distingue por su capacidad innata para colocar la pelota en cualquier lugar del terreno. Hay que reconocer que gracias a la ofensiva oportuna de Freeman los Bravos ganaron la División Este de la Liga Nacional para al final quedarse a un triunfo de llegar a la Serie Mundial, a la que no avanzan desde 1999. En justo reconocimiento, Freeman ganó por amplio margen el premio en la Liga Nacional al recibir 28 de los 30 votos posibles mientras que Mookie Betts, el brillante jardinero de los Dodgers de Los Ángeles, obtuvo los otros dos, para ocupar el segundo lugar. En la tercera posición, arribó Manny Machado, de los Padres de San Diego, al recibir dos votos para el segundo lugar y 21 para el tercero, según escrutinios monitoreados por la Asociación de Escritores de Béisbol de América, BBWAA, por sus siglas en inglés. El primera base de los Bravos de Atlanta. quien registra en su haber el ser elegido cuatro veces para el Juego de Estrellas, se convirtió en el cuarto jugador de Bravos en llevarse el premio MVP, desde que el equipo se mudó a Atlanta. Anteriormente lo habían conseguido Dale Murphy en las campañas de 1982 y 1983, Terry Pendleton en 1991, y Chipper Jones, en 1999. El joven de 30 años de edad de los Tomahawks también se convirtió en el primer ciudadano canadiense que juega en las Grandes Ligas en lo que va del presente siglo, pues no había habido otro en obtenerlo desde 1999. Sin lugar a dudas, Freeman ha sido el hombre franquicia de Atlanta desde que debutó en las mayores en el 2010 al punto de ser considerado el líder de los Bravos durante el reciente proceso de reestructuración del equipo.

Por: Antonio de los Santos Figueroa






A1
A9
A4
A11
A8
A5
A12
A6
A14
A7
A3
A17
A16
A13



I Local I Nacional I Internacional I Ediciones AnterioresI Publicidad I Contactenos I
© 2001 Estadio Inc, All rights reserved .Resolución óptima 800x600
Login